Blog

  • Inicio /
  • Blog /
  • Aire acondicionado en verano: consejos para un uso adecuado
Aire acondicionado en verano: consejos para un uso adecuado
18/06/2020

Aire acondicionado en verano: consejos para un uso adecuado

Durante el verano y especialmente en el período más caluroso, los aires acondicionados se consideran una parte integral, y frecuentemente esencial, de cada hogar y lugar de trabajo. ¿Cómo podemos operar nuestras unidades de aire acondicionado en verano de la manera más efectiva? ¿Existe un uso económico de los aires acondicionados? ¿Pueden los aires acondicionados enfriar nuestra atmósfera de un modo controlado?

En este post de Guilló y Molina vamos a ver algunos consejos para que el uso y preparación del aire acondicionado en verano, de manera que podamos utilizar nuestros equipos del modo más eficaz sin que eso signifique más consumo de energía. Si conocemos la forma correcta, podemos operar nuestros sistemas de aire acondicionado sin temer el consumo de electricidad.

Consejos generales para un uso eficiente de nuestro aire acondicionado en verano

Un requisito clave es elegir la unidad de aire acondicionado adecuada. Es importante tener el equipo con la potencia y las prestaciones que se adapten más adecuadamente a nuestras necesidades y a nuestra casa o lugar de trabajo.

Si tenemos una unidad más pequeña de la requerida para el espacio a climatizar, tendremos un mayor consumo de energía y un rendimiento reducido. No elegir temperaturas ambiente muy bajas. Específicamente, durante el calor máximo del verano, configurar la unidad de aire acondicionado de 25 °C a 29 ° C.

De esta manera, nuestro cuerpo disfrutará de la atmósfera refrescante mientras está dentro de la zona climatizada, pero tampoco sufrirá una diferencia de temperatura tan abrupta cuando salga al exterior. Una regla general es configurar su unidad de aire acondicionado 10 o 12 grados por debajo de la temperatura ambiente exterior.

Mientras estamos en casa, no parar la unidad de aire acondicionado continuamente. Al hacer esto, no estamos ahorrando dinero; si iniciamos el aire acondicionado por la mañana es mejor dejarlo funcionando durante el día en un rango de temperaturas moderadas. De esta manera, reducimos los reinicios frecuentes; y si la unidad de aire acondicionado es de tecnología Inverter, tendremos un consumo de energía muy bajo durante la operación y una temperatura constante en el área.

No usar la unidad de aire acondicionado durante la noche si no es necesario.

Antes de dormir, podemos activar el modo de suspensión. En el modo de suspensión, los aires acondicionados controlan el nivel de la temperatura interior deseada y después de un tiempo se apaga. De esta manera, podemos sentirnos muy bien mientras dormimos, de un modo económico y saludable.

Mantener las puertas y ventanas cerradas todo el día, especialmente durante la mitad del día. Hay que asegurarse de ventilar la casa temprano en la mañana o tarde en la noche cuando la temperatura exterior esté en los niveles más bajos. No usar hornos o planchas de cocina durante el calor del verano y mientras los aires acondicionados estén funcionando. Es mejor cocinar por la tarde, ventilar la casa y luego encender la unidad de aire acondicionado. Puede bajar las persianas y cortinas evitando la exposición directa al sol para asegurarse de que nuestra unidad de aire acondicionado no trabaje en exceso y se vea afectada.

Mantener el hogar a unos 29 º puede ahorrarnos del 5% al ​​15% en las facturas

Configurar la temperatura adecuada en verano

Si bien finalmente debemos decidir a qué temperatura nos sentimos cómodos, los estudios de eficiencia en esta materia sugieren que la mejor temperatura del aire acondicionado es de entre 23 y 25 º C para los días de verano. En días extremadamente calurosos, como ya dijimos, podemos elevar esa cifra para evitar mucha diferencia con el exterior, llegando hasta los 29 º C.

Si vamos a salir durante el día, tenemos el potencial de ahorrar aún más si configuramos la temperatura mayor para ese periodo de tiempo en el que no estamos. Se estima que mantener el hogar a unos 29 º C durante ocho horas al día en esas horas puede ahorrarnos del 5% al ​​15% en las facturas. Obviamente, podemos programar nuestro sistema para que encontremos una temperatura idónea al volver a casa del trabajo.

El margen mencionado de 23 - 25 (en función de la temperatura exterior) puede hacernos sentir completamente cómodos y permanecer en la zona relajadamente. Por otro lado, la sensación térmica que consiguen las ligeras corrientes de convección que se generan con los sistemas de climatización, pueden hacer que apreciemos sobre nuestra piel la sensación subjetiva de una temperatura hasta 4 ° menor que la real.

La mejor temperatura del aire acondicionado para dormir

Configurar el termostato en la noche durante el verano puede ser un poco más subjetivo, ya que no todo el mundo tiene los mismos parámetros para conciliar el sueño.

Para quienes pueden dormir profundamente en una habitación cálida, se recomienda establecer la temperatura 4 ° más alta que su configuración diurna. Sin embargo, muchas personas prefieren o necesitan para dormir adecuadamente una habitación fresca, lo que puede hacer que el termostato se mantenga y se programe una temperatura mayor solo bien iniciada la noche.

¡Comparte esta noticia!

trabajamos con las mejores marcas

Daikin
LG
Fujitsu
Mitsubishi Electric
Panasonic
Samsung

Grupo Guilló & Molina © 2022 todos los derechos reservados - diseño web alicante