Blog

  • Inicio /
  • Blog /
  • Las principales averías del aire acondicionado después del verano
Las principales averías del aire acondicionado después del verano
16/09/2021

Las principales averías del aire acondicionado después del verano

Tras un verano de uso intenso de los sistemas de aire acondicionado suele pensarse que, con la llegada de los meses de temperaturas más suaves, llega un cierto descanso para nuestros equipos y las posibilidades de problemas con ellos disminuyen. Aunque los equipos de aire acondicionado están diseñados para un uso prolongado y seguro durante años, es precisamente tras un verano en el que se suele descuidar un poco su mantenimiento, cuando hay que prestarle atención para evitar que se presenten alguna de las principales averías del aire acondicionado. Vamos a ver aquí cuales son las más habituales tras el verano y cómo prevenirlas.  

Las averías más comunes del aire acondicionado tras un verano de uso intenso

Nuestro equipo de aire acondicionado habrá funcionado de forma intensa, puede que día y noche, durante todo el verano. Esto implica una importante presión sobre el sistema. Afortunadamente, los modelos actuales se fabrican de forma robusta y están pensados para este tipo de uso intenso, con sistemas que les permiten optimizar su rendimiento. Pero esto requiere un mantenimiento óptimo que, a veces, se ha descuidado durante la temporada vacacional. Si este es el caso, deberemos estar atentos a los posibles tipos de averías más habituales del aire acondicionado después del verano.

Filtro de aire sucio: el filtro de aire es responsable de mantener el polvo, la suciedad y otros contaminantes fuera de la unidad de aire acondicionado. Cuando se ensucia y se obstruye, no puede hacer su trabajo tan bien, lo que genera una variedad de problemas. Un filtro sucio puede restringir el flujo de aire o provocar daños en las piezas del interior de la unidad. Reemplazar ese filtro periódicamente, y sobre todo, tras una temporada de uso intenso, evitará muchos de los problemas que puedan presentarse.

Componentes desgastados: si el equipo de aire acondicionado tiene más de cinco años, sus componentes individuales pueden comenzar a desgastarse. Este problema puede agudizarse después de un verano con uso intensivo. El compresor, las aspas del ventilador y las conexiones eléctricas pueden estropearse después de un uso constante. Programar una visita de mantenimiento anual para detectar este problema antes de que necesite una reparación de emergencia es la mejor forma de extender la vida útil de nuestro equipo, y evitar averías. 

Serpentín congelado: los filtros de aire sucios también pueden hacer que el serpentín del evaporador desarrolle una capa de escarcha y eventualmente se congele. Una bobina congelada significa que el sistema de aire acondicionado trabajará horas extra para enfriar el hogar, lo que provocará una eventual avería. Hay que asegurarse de inspeccionar la bobina en busca de signos de escarcha y llamar a un profesional para que haga las reparaciones de inmediato si está congelada.

Fuga de refrigerante: cada aire acondicionado necesita una cierta cantidad de refrigerante en el interior para enfriar la casa u oficina. A menos que haya una grieta en algún lugar de la unidad, el refrigerante nunca debe caer. Si es así, un técnico especializado deberá venir a recargar el refrigerante y reparar la grieta.

Termostato defectuoso: a veces, es el termostato el que causa una avería en lugar de la unidad de aire acondicionado en sí. Un termostato averiado o descalibrado por el uso puede hacer que el sistema se encienda y apague con más frecuencia, haciendo que parezca que el aire acondicionado está funcionando de forma errática. Si esto ocurre se debería considerar actualizar a un nuevo termostato digital o inteligente para controlar mejor el sistema de calefacción y aire acondicionado del hogar.

Conocer las averías comunes te ayudará a evitar grandes problemas y pagos.

¿Cómo puedo evitar este tipo de averías del aire acondicionado? 

Los siguientes consejos mejorarán la eficiencia de nuestro sistema de aire acondicionado y ayudarán a reducir el riesgo de averías después del verano.

Cambiar el filtro de aire

Como ya hemos visto el filtro de aire juega un papel importante en la protección de los equipos de aire acondicionado. Los filtros sucios hacen un mal trabajo al recolectar partículas dañinas y también restringen el flujo de aire, lo que hace que el equipo trabaje más de lo necesario, lo que reduce su vida útil y su eficiencia energética.

Verificar la línea de drenaje

Cuando el aire acondicionado está funcionando, drena el exceso de humedad a través de una línea de drenaje. Este es un procedimiento operativo normal. Sin embargo, si esta línea de drenaje se obstruye, el agua puede causar crecimiento de moho. Con el sistema en funcionamiento, se puede verificar la línea de drenaje. Si no hay drenaje de agua, puede estar obstruida y debe limpiarse.

Realizar una puesta a punto profesional del aire acondicionado

Una puesta a punto del aire acondicionado realizada por un profesional con experiencia mantendrá nuestro sistema funcionando de manera segura y eficiente y reducirá la posibilidad de una reparación más costosa en el futuro.

¿A quién recurrir cuando mi aire acondicionado se estropea?

En caso de avería o signos de mal funcionamiento de nuestro equipo de aire acondicionado, lo principal es contar con profesionales con experiencia contrastada que puedan resolver el problema y aconsejarnos sobre cómo evitarlos en futuras ocasiones. Si aparece algún problema con el aire acondicionado no dude en contactarnos.   

 

¡Comparte esta noticia!

trabajamos con las mejores marcas

Daikin
LG
Fujitsu
Mitsubishi Electric
Panasonic
Samsung

Grupo Guilló & Molina © 2022 todos los derechos reservados - diseño web alicante