Blog

Prepara el aire acondicionado para el invierno
21/11/2019

Prepara el aire acondicionado para el invierno

Bajan las temperaturas, chaquetas y ropas de abrigo vuelven a la primera línea de nuestros armarios. Prepararse para la llegada del invierno es tan instintivo como necesario. “Un jersey es eso que se pone un niño cuando tiene frío su madre”; hagamos caso a este clásico del humor y preparemos también el hogar para la llegada del frío. Es el momento de comprobar que el sistema de aire acondicionado que nos proporcionó una climatización agradable en verano va a seguir siendo nuestro principal aliado también en el invierno. Con unas sencillas pautas nos aseguraremos que todo el sistema funcionará del modo más eficiente.

Consejos para optimizar el sistema de aire acondicionado

La mayoría de estos consejos de cara a los días fríos son para los sistemas de aire acondicionado que utilizamos también durante el invierno, en su modo bomba de calor. Como ya es conocido, en la actualidad, la mayoría de los sistemas de climatización disponen de opciones para generar frío o calor en función de lo que se necesite en cada época del año. Se trata de los sistemas equipados con tecnologías de bombas de calor reversibles.

Son climatizadores completos conocidos por su eficiencia y versatilidad, capaces de aportar a nuestro hogar una temperatura idónea, refrigerando en verano y calentando en invierno. En cualquier caso, buena parte de los consejos que vemos a continuación son también aplicables a quienes aún solo usen sus equipos de aire acondicionado en verano, ya que siempre es buena idea preparar estas máquinas para superar el invierno en las mejores condiciones posibles hasta que se les vuelva a dar uso.

Limpiar los filtros del aire y los intercambiadores

Este es uno de los consejos más habituales para el mantenimiento del sistema de aire acondicionado, y lo más lógico es realizarlo tanto antes del invierno como antes del verano. Son dos de las zonas más importantes de un climatizador y, con el paso del tiempo, terminan acumulando partículas de polvo que pueden afectar al correcto funcionamiento del sistema, ya que puede hacerse más difícil el intercambio de frío y calor en la unidad interna. Esto también acarrearía un mayor consumo eléctrico, porque se necesitaría forzar el rendimiento del aparato para lograr el resultado deseado.

Con la llegada de estaciones más frías la humedad en el aire cambia, y eso hace que la suciedad, que se ha ido fijando durante un tiempo, tienda a compactarse y también pueda favorecer la aparición de nuevos tipos de cultivos bacterianos. Para realizar la limpieza de los filtros del aire acondicionado lo más habitual, después de desmontarlos, es enjuagarlos en agua caliente y frotarlos con suavidad. También se puede usar una mezcla diluida de agua y lejía (no más de 1 parte de lejía por 9 de agua), si queremos también desinfectar, o con algún producto de limpieza perfumado.

Después basta secarlos con un paño o dejarlos secar a temperatura ambiente, y volver a montarlos. Antes de volver a montar los filtros podemos aprovechar para limpiar los intercambiadores. En este caso podemos limpiar las láminas con una brocha o un cepillo; si se quiere se pueden rociar con la misma mezcla de agua y lejía que se comentó en el caso de los filtros. Se trata de ir retirando poco a poco la suciedad, realizando la limpieza tanto en la parte interna como como en la exterior. Si usamos un cepillo debemos cuidar que sea de cerdas suaves, y no emplear ningún tipo de objeto punzante para rallar la superficie que limpiamos, ya que esta acción pude dañar los intercambiadores.

Limpiar los filtros antes de la llegada del invierno es fundamental para un correcto funcionamiento.

Controlar la temperatura adecuada de tu equipo de climatización

Si controlamos los márgenes de temperatura de la casa para que no supere los recomendados 19-21º C limitaremos el consumo energético y obtendremos una mayor eficiencia, manteniendo una sensación térmica constante. Durante la noche lo adecuado es evitar que se superen los 17º C, pero no debemos dejar que la vivienda se enfríe demasiado ya que después se requerirá más energía para alcanzar las cotas deseadas. Un hogar convenientemente aislado y que sepa aprovechar las horas de luz, subiendo las persianas durante el día, generará suficiente inercia térmica como para contribuir a un considerable ahorro en el recibo eléctrico.

  • Colocar las lamas hacia abajo

Si el aire acondicionado está instalado en partes altas de la vivienda es recomendable colocar las lamas enfocando hacia abajo. De este modo dirigimos el flujo de calor hacia la estancia. El aire más frío tiende a bajar, dejando el espacio superior al caliente; si dirigimos el aire caliente hacia abajo evitaremos que se acumule en las zonas cercanas al techo y lo tendremos donde puede contribuir mejor a la sensación térmica que deseamos.

  • Mantener una velocidad adecuada en el ventilador

Elegir una velocidad intermedia en el ventilador de la unidad interna de nuestro sistema de aire acondicionado reducirá el consumo eléctrico y contribuirá a mantener una sensación térmica confortable; sin extremos. Generalmente el mando del sistema de climatización nos permitirá seleccionar esta velocidad y regularla convenientemente. Además de mayor eficiencia conseguiremos alargar el tiempo de funcionamiento óptimo de todo el sistema.

¡Comparte esta noticia!

trabajamos con las mejores marcas

Daikin
LG
Fujitsu
Mitsubishi Electric
Panasonic
Samsung

Grupo Guilló & Molina © 2022 todos los derechos reservados - diseño web alicante